Buscar en el sitio


Contacto

Kyokushin-sipr

E-mail: senseiivan@hotmail.com

World Independent Budo Kai

wibk.org/

Nuevo grado, Nueva responsabilidad

Nuevo grado, Nueva responsabilidad

 

Siempre he oído esta frase a mi maestro, Shihan José Luis Lezcano <<Un nuevo grado, una nueva responsabilidad>>

Después de haber estudiado la técnica del estilo, se pasa a formar parte del Yudansha (cinturón negro de diez niveles) Supone un nuevo amanecer en el karate personal de cada uno <<Mil días para ver la luz>> y es el comienzo de un nuevo camino, un camino de profundidad <<Diez mil días para descubrir los misterios>>

El entrenamiento de karate debe ser cada vez más riguroso y profundo, el nivel técnico debe progresar con el 2º grado, así como la implicación en las tareas del dojo, que en este grado pasan principalmente por ayudar a los estudiantes de menor nivel.

El 3er dan es el primer grado de maestría, en Kyokushin es de una gran revelación y por tanto se obtiene el título de Sensei (maestro).

Un bugeisha (un hombre de Budo) no debe y no puede estancarse y debe ansiar profundidad para alcanzar la iluminación (Satori) que aportan las artes marciales. Dar un paso más en el Camino del Do debe ser de obligado cumplimiento en el entrenamiento del Budoka, y así demostrarse a uno mismo que el camino nunca se interrumpe, además de ejemplarizar a los estudiantes con las acciones propias. En palabras de Buda: <<Para enseñar a los demás primero has de hacer tú algo duro: enderézate a tí mismo>>

Acabo de llegar de Benasque (Pirineo aragonés) donde después del Curso Internacional de la Kyokushin Karate España, se han celebrado los exámenes de grado para Shodan, Nidan, Sandan y Yondan.

Junto al resto de mis compañeros del club y de la organización, finalmente he superado las pruebas que se exigen para 4º dan, un grado muy elitista que se obtiene tras muchos años dedicación desinteresada, así como por otros servicios al interés y promoción del Kyokushin Karate y como culminación de una dura prueba técnica, física, mental y espiritual, que concluye con el Kumite de 50 adversarios.

Desde estas líneas quiero agradecer su confianza al tribunal que preside Shihan Antonio Piñero (7º dan y pionero del Kyokushin nacional), y se completa con Shihan José Luis Lezcano (6º dan, y la fuente de mi karate), Shihan Javier Sánchez (6º dan) y Shihan Fernando Pérez (5º dan), todos ellos maestros de reconocido prestigio internacional.

Asimismo quiero felicitar a los nuevos Yondan: Sensei Pablo Estensoro, Sensei Antonio Berges y Sensei Juan García, a los nuevos Sandan: Sensei Iván Berned y Sensei Hector Lahoz, y al resto de los aspirantes a grados de Sempai (1er y 2º dan) entre los que se encuentran mis compañeros y alumnos del Yin Yang: Sempai Jon Betolaza (Nidan), Sempai Israel Betolaza (Shodan), Sempai Lidia Platas (Shodan), Sempai Joseba Izurrategi (Shodan) además de otros fabulosos karatekas que no nombraré por temor a dejarme a alguno.

La satisfacción personal que produce superar un examen de estas características es plena, ya que la pureza en la técnica, la dureza de los combates y el rigor mental que se exige es extremo, sitúa en el Verdadero Camino al practicante y liga de por vida el espíritu del Budo Karate Kyokushin con el corazón del estudiante.

Este nuevo grado queda a disposición de mi maestro, Shihan JL Lezcano, como herramienta del dojo y de la organización.

Gracias a todos por vuestro apoyo y calor.

Siempre adelante!!

Osu!

Sensei Iván Pérez Robles, 4º dan