Buscar en el sitio


Contacto

Kyokushin-sipr

E-mail: senseiivan@hotmail.com

World Independent Budo Kai

wibk.org/

Estructura de una clase de Karate

LA DURACIÓN DE LAS SESIONES ES DE 60 MINUTOS, DIVIDIDAS EN CUATRO GRUPOS DE 15 MINUTOS CADA UNA
(EN OCASIONES LAS CLASES DE KARATE INFANTIL DURAN 45 MINUTOS)

1º GRUPO DE ENTRENO

Una vez colocados los alumnos en filas con el debido espacio entre ellos para poder realizar los diferentes ejercicios cómodamente, se les pone en posición de seiza (sentados de rodillas a la manera tradicional japonesa) o en anza (sentados con las piernas cruzadas). Se les pide que cierren los ojos y se concentres durante un par de minutos en la respiración, prestando especial atención en que la espalda esté correctamente colocada.

Posteriormente realizamos un calentamiento y acondicionamiento para la clase que van a entrenar, para ello hacemos un calentamiento articular (tobillos, rodillas, caderas, hombros…) y tras ello, utilizamos distintos métodos para lograr un acondicionamiento cardio-vascular adecuado. Terminando con un estiramiento muscular completo, y enfocado al trabajo que van a realizar.


2º GRUPO DE ENTRENO

Consiste en la explicación de las técnicas a entrenar por parte del profesor y la realización de estas. En posición estática y en desplazamiento, los alumnos ejecutan las técnicas de forma dinámica y variada evitando la monotonía y el exceso de repeticiones que nos llevaría a la pérdida de la atención.

 

3º GRUPO DE ENTRENO

En este apartado aplicamos las técnicas aprendidas de diferentes maneras: Como katas (formas técnicas preestablecidas por los antiguos maestros), aplicaciones de técnicas con compañeros, combate (libre –ju kumite, o preestablecido; yakusoku kumite) etc.
 

Es también habitual cuando se tiene un cierto dominio de la base, la práctica del KOBUDO (Artes Marciales con armas tradicionales) pues para el iniciado, supone un estímulo en el desarrollo y profundización de su Karate.
 

4º GRUPO DE ENTRENO

Este consiste en el periodo denominado “vuelta a la calma”, en que bajamos la intensidad del entrenamiento, para que el cuerpo se recupere y se relaje. Para ello podemos hacer ejercicio de menos intensidad relacionados con lo que han aprendido y que les sirva de retroalimentación o feedback, o juegos. Y por último un suave estiramiento muscular para evitar que se carguen excesivamente los músculos que han trabajado durante la clase.

Por último se repite la ceremonia de saludo con la que se ha iniciado la sesión, con el periodo de meditación en seiza, concentrándonos en la respiración para bajar las pulsaciones.