Buscar en el sitio


Contacto

Kyokushin-sipr

E-mail: senseiivan@hotmail.com

World Independent Budo Kai

wibk.org/

SENSEI

 

Sosai Mas Oyama, 10º dan, instruyendo a sus alumnos internos (Uchi deshi)

El título de SENSEI es de una gran relevancia en el mundo de las artes marciales, en Kyokushin se otorga después de muchos años de entrenamiento y dedicación, tras un duro examen en el que se deben mostrar actitudes y aptitudes muy elevadas, tanto técnicas como humanas, pues un sensei debe estar reconocido en la sociedad como "un ciudadano ejemplar".

Sensei quiere decir maestro -de cualquier disciplina- y literalmente "el que ha nacido antes". En Kyokushin existen tres grados oficiales de instructor: Senpai (1º y 2º dan) Sensei (3º y 4º dan) y Shihan (de 5º dan en adelante) En ocasiones se utilizan otros títulos: Renshi (6º dan) Kyoshi (7º dan) Hanshi (8º, 9º y 10º dan) No son títulos típicos en Kyokushin.

Al presidente de la organzación se le llama Kancho (director) y al fundador Sosai o en otras organizaciones (Kaicho ó Soke)  

No es extraño que en ocasiones aparezcan nombres de grandes maestros con el título de sensei (Oyama sensei, Funakoshi sensei...) es tan solo un reconocimeinto como maestro.

Una persona puede obtener el título de sensei de manera automática u otorgada. Automática; cuando por grado recibe un título (por jemplo: en Kyokushin con el grado de 3er dan, se es automáticamente sensei) Alguien puede ser sensei en el entrenemiento (como título otorgado) cuando no teniendo este rango oficial, es el director de un dojo. Por tanto para sus alumnos es su sensei (maestro) aunque dentro de la orgaización sea senpai.

Así mismo, un senpai es un instructor de alguien de menor rango, independientemente de su grado (un cinturón verde puede ser sempai de un amarillo, etc.) Usualmente se les llama senpai a los alumnos avanzados en un dojo -independientemente del rango-

Al menos hasta la Revolución Meiji (1867) estudiar Artes Marciales, se consideraba en Japón algo elitista, pues de hecho, los maestros, aun siendo de cuna plebeya, obtenían una consideración de nobleza -Tal y como lo indica en su interpretación del antiguo tratado sobre artes marciales BUBISHI, el maestro PATRIC McCARTHY <<eran personas de alto rango social, con una gran grado de reverencia por parte de su entorno, y la mayoría se ocuparon de engrandecerlo, creando a su alrededor una serie de rituales de sumisión fácilmente comprensibles en una sociedad como la japonesa, que está adaptada al sistema de enseñanza – aprendizaje (SENPAI –KOHAI)>>

En Okinawa, donde nace el Karate como un método de defensa sin armas a causa de sucesivas prohibiciones del uso o tenencia de estas, por esta misma naturaleza de su creación, el arte del karate (autóctonamente llamado TOO-TE) prosperó en una especie de secreto a voces, en el que los conocimientos pasaban de padre a hijo, o de maestro a un aprendiz seleccionado por él mismo y también tutelado por este.

Y esta tradición de secretismo y codificación de la enseñanza (de aquí nacieron los kata) hasta el siglo XIX, puede partir una explicación de la figura tan especialmente inherente al karate moderno que es el SENSEI (profesor)

El sensei, como término genérico sin especificar grado (Shihan, Sensei o Sempai) es una figura que la propia iconografía actual nos ha mostrado como alguien sumido en la práctica y el estudio, de avanzada edad y extremadamente honorable a la vez que humilde.

Esta figura de máxima autoridad en el DOJO (centro de entrenamiento sagrado) está basada en la realidad de los antiguos maestros de armas de la época feudal, que adquirían potestad moral y efectiva sobre sus soldados, que a su vez le rendían auténtico vasallaje y compromiso de lealtad hasta el último término.

Puesto que el Karate también surge en ese tiempo, al descubrirse al mundo adquiere por mimetismo una forma homologa de situación respecto a otras artes como la esgrima (KENDO) o el tiro con arco (KYUDO) en que se reproducen en nuevas escuelas de uso privado, los antiguos acuartelamientos de entreno de diversas formas de lucha.

El sensei, como líder del dojo, es su cabeza visible y el referente para todos los estudiantes. Debe ser una figura reconocida por sus cualidades personales, así como un ejemplo de ciudadano, además de ser, por supuesto, un entendido en su materia. Pues después de todo, lo que más se prima en las sociedades de artes marciales, es el conocimiento del arte.

KANCHO SHOKEI MATSUI (8º dan y Presidente de IKO Kyokushinkai-kan) definía de esta manera el papel de los instructores de la escuela Kyokushin, en la entrevista que le realicé en el año 2008, para la revista oficial del XXII Campeonato de Europa de Karate Kyokushin:

Los instructores son los conductores por los cuales el cuerpo y espíritu de Kyokushin es transmitido, los instructores son responsables de educar a otros y siempre deben establecer el ejemplo para sus estudiantes. Al margen de tener una buena técnica deben ser buenos y no egoístas. No solamente tienen que comprender a través de nuestras técnicas, sino también dar ejemplo de nuestra filosofía, debemos pelear para ser buenos Karatekas Kyokushin y buenos humanos”

El sensei también debe ser el velador de los principios rectores en su escuela por parte de sus alumnos, él debe ser el principal bastión para asegurarlos y hacerlos cumplir a sus alumnos, siendo él, el primero en cumplir todas las normas.

En mi antiguo dojo de Vitoria

Monte Mitsumine -Japón-

Con Shihan José Luis Lezcano, 7º dan

Con mi padre, Sensei Juan Pérez Velaz, 3er dan